lunes, 21 de enero de 2013

Un trabajo perfecto

Culto, inteligente, educado y bien parecido, a algunos vecinos les parecía increible que alguien así se ofreciese para ser portero de una comunidad, pero para él era el trabajo perfecto.
Otra noche de invierno bajó al sótano, abrió la puerta de la caldera y arrojó en su interior un cadáver más.

8 comentarios:

  1. Las apariencias casi siempre son engañosas.

    Y ahora que nombras el invierno... al fin llego la nieve y en cantidad :) es mirar a la montaña y parece que ésta te invite a hacer una buena ruta.

    ResponderEliminar
  2. Respuestas
    1. ¿Ahora que ya sabes quien es el asesino? Jajaja.

      Eliminar
  3. Ya lo decía yo algo malo tendrá que tener.....

    ResponderEliminar
  4. Siempre fui contrario a la calefacción central, prefiero la caldera individual ;)

    ResponderEliminar
  5. Guauuuuuuu!!! Eso es darle un giro de 360 al micro!!! Tan guapo y culto... ;)
    Muy bueno, bro!
    Cuídate y recibe mi abrazo, Jose!

    ResponderEliminar
  6. Y tus costillas que?
    Como van?
    Espero que pronto puedas pedalear por nuestras pistas de montaña.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran las vértebras, Monchu, voy mejorando poco a poco, ya con ganas de volver a dar pedales o patear algo por ahí. Menos mal que el tiempo no acompaña, así sufro menos.

      Eliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. Gracias.

Otras cosas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...