lunes, 6 de octubre de 2014

Cada instante es precioso.


Un noble pidió al maestro zen Takuán, que le indicara como pasar su tiempo, ya que sus días se le hacían interminablemente largos recibiendo los homenajes correspondientes de todas las visitas.

Takuán escribió ocho caracteres chinos y se los entregó al noble. En ellos decía:

"Este día nunca volverá
cada instante es precioso
vale más que la mejor de las joyas"


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. Gracias.

Otras cosas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...