miércoles, 12 de agosto de 2015

Vía de la Plata. Casar de Cáceres - Carcaboso. Etapa 5.

Nuestros nuevos compañeros de viaje, Gonzalo y Fede, resultaron una magnífica compañía. Con ellos pasamos la tarde en Casar y buena parte de la ruta del día siguiente. 

Gonzalo resultó además un guía excelente, conocedor de la ruta nos dio explicaciones precisas.

A las seis y media dejamos el albergue de Casar de Cáceres y aún de noche damos las primeras pedaladas.


Todavía no había salido el sol pero ya se anunciaba el espectáculo.


Y Jose capturaba con su cámara lo que yo capturaba con la mía.


Que era una sucesión de imágenes parecidas a ésta.


Poco después nos encontramos a la izquierda, al pie del camino con este depósito de miliarios, se ve que los romanos también tenían su MOPU y su red de mantenimiento y señalización de sus calzadas.



Un disfrute total rodar a esas horas por esas pistas.


Alguna cancela y a la izquierda uno de los hitos de granito con los que la Junta de Extremadura señaliza el camino. Los hay de tres tipos, con placa amarilla: camino transitable; con placa verde: calzada romana y como el de la foto con placa amarilla y verde cuando los dos coinciden. El cubo colocado en la dirección a seguir tiene un grabado en la parte de arriba con el símbolo de la Vía de la Plata, el Arco de Cáparra atravesado por un camino en amarillo.





Desde el camino y con zoom el puente del AVE que se levanta sobre el río Almonte, tras unos kilómetros por carretera veríamos su gemelo sobre el Tajo en la confluencia de ambos con el embalse de Alcántara. Una obra de ingeniería realmente espectacular.


La salida del asfalto y la vuelta al camino en subida hacia Cerro Garrote.


Donde estaba este rebaño de asustadizas ovejas.


 La parte de arriba era una pequeña meseta antes de iniciar el descenso hacia Cañaveral.




Antes el camino atravesaba entre una ganadería de vacas astifinas de color negro zaíno de las que causan impresión.


Una parada en una de las escasas fuentes que se encontraban en el camino. Cañaveral quedaba atrás.


La dura subida al Puerto de los Castaños obligó a todos a echar pie a tierra.


En Grimaldo nos despedimos de la compañía, había que sumar kilómetros.






Éstas últimas fotos son del tramo entre Grimaldo y Riolobos, después seguiríamos por carretera hasta Galisteo y Carcaboso apurando el ritmo entre maizales, plantaciones de tabaco y mucho calor.

El albergue de Carcaboso estaba cerrado y nos alojamos en el Hostal Ciudad de Cáparra donde estuvimos muy a gusto, disfrutamos del lujo de tener aire acondicionado y la amabilidad de sus clientes dio para una simpática anécdota.



77 km. en otra calurosísima etapa.

1 comentario:

  1. Por si fuera interesante o de utilidad para ti, para tus compañeros de rutas o para los lectores de tu web, tengo publicado el blog http://plantararboles.blogspot.com
    Un manual sencillo para que los amantes de la naturaleza podamos reforestar, casi sobre la marcha, sembrando las semillas que producen los árboles y arbustos autóctonos de nuestra propia región.
    Salud, José Luis Sáez Sáez.

    ResponderEliminar

Tus comentarios enriquecen este blog. Gracias.

Otras cosas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...