miércoles, 27 de mayo de 2009

Edurne Pasabán


Después de ver las imágenes de Edurne Pasabán descendiendo del kachenjunga completamente extenuada, al límite de sus fuerzas y como ella misma confesó a punto de renunciar a la vida me pregunto si el objetivo de ser la primera mujer en alcanzar la cima de los catorce ochomiles no se ha convertido en una carrera suicida.
A Edurne le quedan ahora dos ochomiles para lograrlo el Shisha Pangma y el Annapurna al que ya intentó ascender en el año 2007 viéndose obligada a renunciar ante la peligrosidad de los serac. El Annapurna fue el primer ochomil pisado por el hombre, Maurice Herzog y Louis Lachenal lo ascendieron en 1950 en unas condiciones durísimas en la que ambos estuvieron a punto de perder la vida. Maurice Herzog, autor del libro “Annapurna, primer ochomil”, acabó con severas congelaciones que motivaron la amputación de sus dedos de manos y pies.“Al filo de lo imposible” rememoró aquella hazaña, con motivo de la ascensión a esa mítica cumbre de Juanito Oiarzabal que completaba con ella los catorce ochomiles, en un emotivo documental.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tus comentarios enriquecen este blog. Gracias.

Otras cosas

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...